Libertad confirmó su buen momento imponiéndose ante Bahía: 82-67
Imprimir E-mail

Con un gran segundo tiempo, los Tigres superaron al equipo del Sepo Ginóbili por 82-67 y sumaron un importante triunfo ante un duro rival. El domingo, reciben a Atenas que hoy le ganó a La Unión de Formosa.

De antemano se sabía que el equipo del ex conductor de Libertad sería un hueso duro de roer. El subcampeón de la Liga de las Américas sabe muy bien a qué juega y cuáles son sus principales virtudes. No pudo contar con Vaulet ni Jassen pero disimuló ambas ausencias con entrega y sacrificio. Para la visita, el partido fue de más a menos, mientras que Libertad encontró en el sentido inverso el camino a la victoria.

Decidido a hacer sentir la presión de movida, los de la Patagonia rápidamente encontraron vías confiables de ataque para vulnerar la defensa local y enredar las ofensivas aurinegras, haciendo que debiera esforzarse mucho el elenco de Müller para poder lograr una conversión (12-21). Esta tónica que se dio en el primer cuarto, se acentuó en el segundo y la diferencia trepó a las dos cifras (18-31).

La buena noticia para Libertad comenzó a gestarse en la segunda parte de este segmento, donde la visita aún teniendo tiros a pie firme y bien tomados, sintió el desgaste físico y bajó en efectividad. Si bien los Tigres no podían convertir, el rival no se alejaba y eso renovaba las esperanzas. Con mucho esfuerzo, en el final pudo encontrar algún doble y con libres fue limando la distancia, más allá del triple sobre la chicharra de Fernández para dejar las cosas 33-41.

Tras el descanso largo, Libertad salió al rectángulo de juego con otra actitud, decidido a arrollar a la visita. Los lanzamientos comenzaron a entrar y la distancia se redujo y si bien a falta de un minuto pudo pasar al frente (55-53), en todo momento estuvo a tiro de poder hacerlo.

Este parcial de 28-12 fue el continuado en el último tramo, donde apenas en dos minutos pudo escaparse una decena de puntos (67-57). Ya todo era distinto y la defensa se endureció aún más para seguir limitando el poder ofensivo bahiense. La diferencia siguió creciendo (76-57) y el partido se resolvió con varios minutos por disputar puesto que la visita no contaba con armas suficientes como para intentar una remontada que a cada momento se tornaba más compleja.

Era todo cuestión de tiempo para que el reloj sentenciara una historia que para los de Müller se encaminó en el complemento, donde el equipo pudo mostrar un buen rendimiento y justificar el triunfo que terminó siendo de 82-67.

Fuente: Sunchales Hoy

Foto: La Liga Contenidos

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy